martes, 20 de julio de 2010

En busca y captura de un perfume

Aquí estoy de nuevo volviendo a escribir en este rinconcito después de unos cuantos días de bastante trabajo, una alergia y muchas más cosas.

Soy una forofa de los perfumes, colonias, inciensos japoneses, de los aromas en general. No llego a ser adicta pero reconozco que me encanta el olor que hay en una perfumería, con todos los olores...

Hace un par de años, me di cuenta que iba por la calle y más o menos, casi todo el mundo utilizaba tres o cuatro colonias conocidas. Una era la que yo usaba y decidí que quería algo distinto. Algo que se identificara conmigo, a poder ser fresquito, cítrico, llevadero a todas las horas del día.

Un día, mi sobrina y yo, las dos somos iguales con los perfumes, como dos Indiana Jones, decidimos ir al encuentro de ese perfume único. Nos atendió una chica muy agradable que nos dio a probar varias colonias. Lo mejor de todo, es que aunque le pedimos un aroma fresco, lo que nos enseñó era dulce y floral. Según ella, era lo que mejor se ajustaba a mi piel. Nos fuimos de allí, un poco mareadas de tanto aroma y sin comprar nada.

Posteriormente me decidí por un agua de colonia de hombre, que tiene notas a limón y madera. Es rica, se llama Allure y es la más suave de toda la gama. Pero a pesar de ello, quiero algo más fresco. Un perfume que al olerlo me estimule, me haga revivir y respirar mejor.

Hace unas semanas, leí en un blog que había un nuevo perfume cítrico, con notas de bergamota y limón, y de nuevo decidí ir a la caza y captura del aroma. No lo conocía, pensé que sería fácil de localizar. Se trataba de la marca Acqua de Parma, y después de recorrer las tiendas perfumerías franquicias de If, Sephora, Basmo que hay en San Sebastián, en una de ellas, me dijeron dónde lo vendían, en una perfumería clásica de San Sebastián. Se llama Perfumeria Urbieta, tiene mucha fama, una página web y vende sus productos bastante exclusivos a toda España.

Entré allí, mientras pensaba que estaba casi en un templo del aroma y de la cosmética. Olía de maravilla. Rápidamente me atendieron y me dieron todo tipo de explicaciones. Inclusive, el hombre que me atendió, me pregunto si quería perfumarme con alguna colonia. Le contesté que si, y me roció con ella, y me decía "date la vuelta". Ahí me veis, girando sobre mi misma envuelta en una nube de perfume cítrico y bergamota. El olor era muy rico, suave, sutil. Estaba alucinada, me estaban rociando de perfume. No era ponerme un poco en la muñeca y listo, no. El señor sonreía. Me sentía genial.

Ya puestos en ello, le pregunté por aromas similares. En ese momento, me atendió otra persona y me enseñó tres colonias distintas, no sabría deciros cuál era la más rica. Era muy difícil decidirse. De nuevo, se ofrecieron a perfumarme, y tuve que desistir pero la chica me dijo, no pasa nada. Entró a la oficina, volviendo al rato con dos muestras de colonia. Debo decir que las he probado y me encantan, son suaves, muy ligeras, frescas pero en mi piel apenas se perciben. Será que al final tendré que quedarme con los dulces y florales, pero mientras hay vida hay esperanza y daré con uno que huela bien y dure en la piel.

Me atendieron de maravilla. No compré nada. Fueron muy amables. El precio del perfume que miré era similar a los que hay en estas otras tiendas. La verdad que entré un poco temerosa y salí encantada de la vida.

Normalmente suele haber diferencia entre el trato de una franquicia a uno de un negocio propio, aunque siempre das con alguien estupendo en ambas. Me alegré de haber entrado y comprobar que hay seres que tratan a todos sus clientes o a posibles clientes con amabilidad, sin servilismo, educación y tacto. Si me decido comprar algún perfume será allí. Ahora surge la gran duda existencial de mi vida, ¿cuál de ellos será? Me da que todavía no se ha fabricado el perfume que quiero, pero todo llegará, así que seguiré usando el que tengo hasta que se acabe y después toca ponerse de nuevo el sombrero de explorador y salir a la aventura.


La foto de la imagen está sacada de internet y desconozco su autor. Si alguien sabe quién la ha hecho, estaré encantada de poner su nombre.

8 comentarios:

EriKa dijo...

A mi me gustan las colonias frescas, las muy perfumadas me marean, tengo el sentido del olfato muy desarrollado y no suelo ponerme colonias dulces ni afrutadas.
Me gustan las aguas de colonias, si encuentras en tu busqueda alguna así escríbelo e iré a olerla.
Besitos.

PD.Ya he encontrado el libro de Elsa Punset, el de "Inocencia radical" y he comenzado a leerlo, lo he cogido de la biblioteca de mi pueblo, también estaba el otro que dijistes.

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola Erika guapa

¡Qué bien, has encontrado el libro¡ Me toca dar una vuelta de nuevo por las librerías a ver si ya lo han recibido por aquí.

Colonias frescas y ricas, al menos para mí, un clásico, Lavanda Atkinson. Por aquí, es como el rio Guadiana, a veces la venden y otras no. Asi que hay que aprovechar cuando la ves y está bien de precio.

Una que tiene fama de fresca es Ck One de Calvin Klein, pero a mi me refuerda el olor del talco y no me va.

Otra que me gusta mucho es Light Blue de Dolce y Gabbana, huele a limón y es muy rica. Por ponerle un defecto, no dura nada en mi piel. Al minuto de ponérmela ya no huele a nada. Por desgracia, me pasa bastante con las fragancias frescas.

Yo uso Allure Cologne Sport, de Channel. Es rica, tiene unos toques cítricos, y dura.

Si la ves, las de Acqua de Parma son fresquitas y están bien pero me pasa lo mismo, no duran en mi piel. Queda un poso muy suave, tan sutil a colonia que casi no huele a nada. Y nos pasamos de precio.

Otra que me gusta es la Eau de Homme de Rochas. La descubrí gracias a un novio que tuve. Me recuerda al limón. Dura en la piel.

Benditas muestras que nos dan en las tiendas. Seguiré investigando y pondré los resultados, ajajajaa. A ver si entre todos encontramos el perfume que más nos gusta.

Besotes grandes guapa.

La Gata Coqueta dijo...

JA.JA.JA.JA.JA.JJJJJJJJJJJ

Me río yo de lo que termino de leer...

Que sepas que te supero con creces si es que se puede, es obsesión por los perfumes.

Los que tengo y sus marcas me lo callo, para diferentes horas ya que los de la mañana no tienen nada que ver con los de la tarde o noche y luego dependiendo del estado de animo en el que te encuentres que también juega un gran papel...o ropa en fin varias cosas.

Cuando quiero incrementar una nueva a mi colección nunca lo hago acá en la Península, lo dejo para cuando estoy en Canarias en grandes superficies dedicadas a la perfumeria donde estoy libre solamente controlado por cámaras, ya que no me gusta que me inunden la ropa con olores que no han sido elegidos por mi.

Y ahí estoy en mi salsa, porque además no se debe probar de cada vez más de tres, si no ya no detectas el olor bien y al otro día se vuelve a comenzar.

Cuando me voy a ir preparo la lista de los que necesito más el color de los labiales, porque si eres adicta a un tono que ya no encuentres en el mercado ellos me lo consiguen.
En la lista van las colonias que ya se han terminado o están a punto de agotarse y siempre incremento una de más nueva para seguir ampliando.

Según el aroma que me ponga ya sabe mi compañero el humor como el que se va encontrar y más cosas...

Las muestras que me dan cuando compro las tengo en unos tarros de cristal adornando en el baño desde hace tiempo, y a no ser que vengan repetidas que las comparto con mis hijas no se usan.

A que es una bonita historia de una pirada por las aguas de colonia, perfumes o esencias...

Bueno hay cosas peores no?

Tengo algún que otro capricho más pero ahora no viene al caso pero seguro que otro día pudiera surgir.

Un beso con aroma de Chanel para comenzar bien el día.

Marí

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola Gata guapa

Si pudiera te aseguro que tendría más perfumes, pero me suele dar por usar de uno en uno. Luego me aburro y me dedico a buscar uno que diga, es este, es el mio. Pero de momento no llega.

El día que hable de los zapatos... jaajajajaa, esa si que será casi obsesión.

No sabía lo de Canarias. Genial por la información. Lástima que no entre en mis planes ir allí por ahora. En el caso que me acerque, te preguntaré cuáles son los mejores sitios a los que ir a mirar y comprar.

Estoy contigo, benditas muestras de perfumes. ¡Qué haría yo sin ellas!

Besotes grandes guapa.

La Gata Coqueta dijo...

Vivir ilusionado
que bella locura

vivir sin ilusión
que atroz locura

despedirte la semana
que bendita locura

reunión y descanso
que sensata locura

caracolas y delfines
que armónica locura

seguir tus pasos
que acertada locura

María del Carmen

Fanny Brice dijo...

... Tengo esa misma impresión: qué diferente es acudir a un comercio familiar, donde te atienden personalmente, profesionalmente... Por cierto, en la perfumería que mencionas trabaja un amigo mío encantador, o al menos hasta hace unos días, porque creo que se iba a vivir fuera.

Mañana vuelvo a Donostia, espero que nos veamos pronto. Un beso.

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola Gata guapa

LLego tarde para desearte un feliz fin de semana pero a tiempo para desearte una semana genial.

Besotes.

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola Fanny guapa

Si que hay mucha diferencia. Pues a lo mejor me atendió tu amigo. Me pareció un hombre encantador, no se como se llamaba. El nombre de la chica era Maite, me parece. Los dos fueron muy amables.

Estupenda la información de tu vuelta de vacaciones. Seguro que notas la diferencia de temperaturas y la humedad. Estaremos en contacto ;).

Besotes.