jueves, 30 de septiembre de 2010

Los Picapiedra están de cumpleaños

Hoy se celebra el 50º aniversario de la creación de una serie mítica de dibujos animados, Los Picapiedra. No he podido resistir la tentación de caer en la nostalgia, de recordar que crecí viéndolos en una televisión de blanco y negro. Y que a mis 43 años sigo acordándome de ellos y al hacerlo la sonrisa no se borra de mi cara.

Ahora que ha pasado el tiempo, reconozco que estaban muy bien definidos los personajes, incluyendo los tópicos asociados al género masculino y femenino. Siendo niña me gustaba que Pedro Picapiedra diera su famoso grito, yadabadadabuuuuuu, que Dino saliera a recibirle, que su amigo Pablo fuera tierno y sensible siendo el contraste perfecto con el carácter de Pedro....

Me encantaba el troncomóvil y cómo movían las piernas para que éste andara. También cómo habían incorporado los adelantos tecnológicos, los electrodomésticos como el lavavajillas en el que un pájaro o dinosaurio limpiaba los platos; los periódicos, donde los pájaros con el pico escribían las noticias en la roca; el teléfono que era un cuerno; la bolera y los bolos, etc. Un mundo que a los niños nos parecía divertido y en el fondo, dábamos por hecho que así había sido la prehistoria.

Y lo más divertido para nosotras, mi hermana y yo, era que Pedro Picapiedra era idéntico a su padrino, la misma cara. Eso añadía un plus, la imaginación echaba a volar y ya no era Pedro sino Víctor el que tenía una doble vida, la real y en dibujo animado. Claro, todo ello con la perspectiva de dos niñas pequeñas.

He encontrado un youtube unos segundos de la introducción de la serie, con el famoso grito de Pedro.





La foto está sacada de internet y desconozco quién es su autor y no tiene copyright.

10 comentarios:

Hada Saltarina dijo...

¡Qué gracia! Yo también sacaba parecidos familiares. Y, ¿sabes? Ahora que vivo además de con mi marido con unas lindas gatitas, puedo entender muy bien la vida de los Picapiedra; creo que sus creadores conocían muy bien el mundo animal. Besos

EriKa dijo...

50 años ya, ¡madre mía como pasa el tiempo!, yo también me acuerdo de esos dibujos, a mi me hacía mucha gracia ver como sobresalían los pies por debajo del coche y el collar de perlas que lucia la coquetuela de Vilma.
Besitos.

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola Hada guapa

Desde luego que si, jaajajaja, vaya con los parecidos, jaajajaja.

Supongo que si que conocían bien la vida de los animales. Me imagino que estaría estudiado todo al detalle.

Besotes.

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola Erika guapa

Jjajaaja, cuando escribía la entrada, al releerla me he dado cuanta que faltaba un detalle importante, el collar de piedras de Vilma. Estamos de acuerdo.

Es cierto, las piernecitas asomando por debajo del coche, jaajajajaa.

Ya ves, es pensar en ello, recordarlo y reirme.

Besotes guapa.

Angy dijo...

¡Hola! me gusta mucho tu blog.¿afiliemos,te sigo y me sigues?(mi blog es en ingles pero ay traductores en el pagina)si te animas avisame porfavor.
http://checktheseblueskiesout.blogspot.com

bardinda dijo...

Medio siglo!!!! si que me acuerdo y también cuando fuí al cine a verla (no tan pequeña yo) y llevé a mi hermano el pequeño y lo que disfrutamos los dos.

Un saludo

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola Angy

Gracias por tus palabras. Daré una vuelta por tu blog.

Un saludo.

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola Bardinda

Si es que el tiempo pasa muy rápido. A veces demasiado.

Eso si que es ver cine en buena compañia.

Un besote.

Begoña Eguiluz dijo...

¡Qué agradable ha sido volver a recordar! Los describes tan bien...Junto con los Picapiedras te has traído adosados muchos momentos muy felices...¡A mí también me encantaban!


Un saludo.

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola Begoña

Si, tienes razón, dejaron muchos y muy buenos recuerdos. Los Picapiedra eran muy buenos dibujos animados que dejaban clara una cultura, una época y un estilo de vida y todo ello con sentido del humor.

Besotes.