sábado, 12 de noviembre de 2011

Hablar y ser escuchados

Vivimos demasiado deprisa, el ritmo de vida es rápido y acelerado. Una de las consecuencias de ello es que apenas nos queda tiempo para conversar, ni  para ser escuchados.

Hace una semana fui a Fnac. En ese momento no había mucha gente, así que aproveché el momento para pedirle al dependiente su opinión sobre una duda que tenía. La respuesta debería haber durado como mucho diez minutos, pero se prolongó una hora.

El chico era amable, y no sólo me facilitó la información que necesitaba con todo tipo de detalles, sino que además me enteré de cómo era su vida, cuáles eran sus gustos, qué tipo de películas iba a ver al cine, qué carrera había estudiado.... Hablaba sin parar, apenas dejaba espacios libres que aprovechaba para secundarle. Necesitaba hablar. Se acercó otra empleada para hacerle una pregunta y tras despedirse amablemente de mi, se marchó.

Me chocó que me contara tantas cosas de su vida, siendo una desconocida. Pensé que era raro que me hubiera hablado tanto cuando en teoría, tenía amigos con los que charlar. Supuse que ese día necesitaba hablar y yo estaba allí para escucharle.

Hoy, me ha vuelto a pasar algo parecido. He entrado en una tienda a media tarde, para preguntar por unas velas y sus aromas. La chica que estaba allí, me ha contado cuáles eran sus preferidas, cuánto duraban y para qué las utilizaba. Luego, señalándome unas botas, me ha contado que el año pasado se compró unas iguales en diferentes colores. No, no intentaba vendérmelas. Al hablar de ellas, me ha contado lo que hacía cuando no trabajaba, adónde iba por las noches, qué le gustaba hacer... Me ha hablado de su madre, de su hermana. Me he contado en dónde trabajan y qué hacían en verano mientras estaban de vacaciones. Me ha  contado muchas cosas.

También es una chica joven. Me ha vuelto a sorprender que siendo yo una auténtica desconocida, se abriera de tal forma que me contara prácticamente su vida a lo largo de media hora. Como en el caso anterior, le he escuchado y he sentido lo mismo, lo necesitaba y estaba allí con tiempo suficiente para escucharle. He estado a gusto pero me ha asaltado una duda, ¿de qué hablan con sus amigos, con sus familias, con sus compañeros? Y nosotros, ¿somos escuchados y sabemos escuchar a los que nos rodean?

He vuelto a casa pensado que todos necesitamos ser escuchados, hablar y comunicarnos. Quizá el que fueran jóvenes me ha chocado más, puesto que siempre pienso que suelen ser las personas mayores las que tienen más problemas para encontrar quién les escuche o al menos se quejan en más ocasiones de ello.

La escucha y el hablar de aquello que nos preocupa, interesa o llevamos dentro aunque parezca una nimiedad, una tontería o sea un problema grave, es importante. Es una gran suerte encontrar a personas que nos escuchen y conversar con ellas, estableciendo una comunicación de ida y vuelta, de escuchar y ser escuchados. Así que, me he propuesto ampliar mi radar y dar con más personas con las que poder comunicarme y aprender.


La foto es de un mandala mío, no tiene nombre.

60 comentarios:

Remei dijo...

Hoy te hablo...
Es más fácil hablar con "desconocidos" que con aquellas personas que rodean tu vida real, día a día...extraño?...puede...pero es tan fácil ser "tu" cuando no tienen una idea preconcebida de ti.
Creo que ya no es ni cuestión de la rapidez que nos rodea, de esta frenética carrera contra la vida que llevamos.
A veces damos por sentado tantas cosas que parece que una conversación sobra, y es una verdadera lástima, la verdad.
Personalmente escucho más que hablo, y me gusta, me gusta escuchar.
Un abrazo y gracias por este momento.

ion-laos dijo...

Por eso mismo se sintieron más libres, porque no os conociais.

Vamos muy deprisa y no prestamos atención a lo cotidiano y a lo humano que es lo verdaderamente importante.

Todo es causal, si viviste esos momentos será para tu aprendizaje y que sigas avanzando.

A mí me gusta más escuchar también.

Buen finde, besos!

EriKa dijo...

Las personas necesitan comunicarse y a veces no se tiene cerca una persona para escuchar, te relacionas con personas que te quieren pero por una cosa o por otra a veces se limitan a hablar y no escuchan.
Hay momentos que encuentras desconocidos que te inspiran la confianza para hacerlo, quizás ya llevan una disposición y están abiertas para ello.

Si te digo la verdad ahora escucho más y también me pasa como a ti, gente que conoces muy poco o de nada empieza a hablar y acaban contándote su vida.

Tengo una amiga que a veces viene a mi casa y me dice que necesita hablar, que soy su psicóloga.. ni mucho menos... para eso estamos los amigos, todos en un momento dado necesitamos ser escuchados.

Ahora no he escuchado, he hablado, sienta bien...


Besitos.

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola Remei

Encantada de escucharte ;).

También soy de las que escucha más que habla. Es más, me siento rara cuando me toca hablar de mi.

Si es más fácil a veces, y eso da qué pensar, hablar con desconocidos que con conocidos. Y creo que eso a la larga es un problema.

De todos modos, lo mio es imán, atraigo a muchos no habladores a contarme su vida. :D.

Ha sido un placer leerte y escucharte, porque así aprendo un poco más.

Besotes.

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola Ion

Sí, desde luego, siempre se aprende. Desde el pensar rápidamente si puedes disponer de unos minutos de tu vida para dedicárselos otra persona y aprender cosas o enfoques desconocidos.

También soy de escuchar. De hecho, creo que cuando más hablo es cuando trabajo, que no callo, aajajajaja. El resto, escucho atentamente.

Besotes.

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola Erika

Cuánto me alegra que hayas cambiado los papeles y hayas hablado. Si viene bien, hablar, te desahogas y te quedas nueva. :D.

Me da pena que no seamos capaces de poder hablar y escuchar a los que tenemos al lado, cerca nuestro.

Todo tiende a compensarse, unos hablan y otros escuchamos. Y de vez en cuando, se da la vuelta a la tortilla ;).

Jjajaaj, también me pasa a mi, que me hablan hasta en el autobús. Y lo más, es servir de guía turística a todo el mundo.

Besotes dulces y conversadores, guapa.

Julius Revolution dijo...

A mi también me gusta escuchar mas que hablar, la verdad. Hay que saber escuchar, una escucha activa, interesándote por lo que te cuentan. Me gusta especialmente escuchar a las personas mayores, tienen mucho, mucho que contar, muchas experiencias por las que segúramente nosotros también pasaremos. Abrazos.

Kasioles dijo...

Querida María Eugenia: Si, es verdad, vivimos acelerados, no tenemos, muchas veces, ni tiempo de escuchar a nuestros hijos, y esto si que es para meditarlo y tratar de enmendar.
Con los mayores ocurre lo mismo, pero todavía más aumentado, no se les presta demasiada atención.
Con gente joven no me ha ocurrido, pero casi siempre, cuando voy en algún autobús, la señora que se sienta a mi lado, trata de pegar la hebra contándome sus intimidades, no les importa, no ponen freno a lo que sienten y les sucede, sólo quieren exteriorizar esos sentimientos buscando un oído que les preste un poquito de atención ¡qué pena!
Tu entrada, nos servirá a todos, para hacer un poco de reflexión sobre el tema.
Abrazos al corazón.
Kasioles

Carmen Rosa dijo...

Hola MARÍA EUGENIA
La verdad, no me extraña que te haya sucedido eso, mi explicación es que emanas tal confianza y seguridad en las personas que se sienten bien hablando contigo y por eso lo hacen. No todas las personas tienen esa apertura para escuchar a los demás, pues muchas veces ni te miran a la cara y eso es fácil de percibir. Vivimos tan apresurados y con tantas cosas en la cabeza, que no se nos ocurre "perder el tiempo" escuchando a los demás, craso error.
La simpatía que emanas, se percibe aun en la manera de escribir, así que amiga estás destinada a ser siempre esa persona a quien la gente está dispuesta a contar cosas que a lo mejor no le podrían decir a otros.
Te felicito. Un beso y feliz semana.

manolo dijo...

¿"AMALGAMA DE COLORES"?
O
"CUADROS-COLORES..CUADROS-COLORES

No me he podido aguantar, no es que quiera bautizar la Obra de una Artista,
Pero es una idea.

Soy como tu dices que eres, más oyente que orador.
Saludos, manolo

(Perdón por mi osadía)

María dijo...

Tienes mucha razón, vivimos acelerados, no queda tiempo para ser escuchado, y es tan importante escuchar a quién quiere transmitir y desahogarse, pero a veces, no nos damos cuenta de ello porque vivimos acelerados.

Y es que todos necesitamos ser escuchados, incluso, parece más fácil hablar y desahogarnos con desconocidos que con personas que están cercanas.

Un beso.

Amelia dijo...

Qué razón tienes MªEugenia, todos necesitamos ser escuchados y escuchar a los tuyos.
Yo soy muy comunicadora, me gusta explicarme bien y que se me entienda, soy bastante clara y directa. Me gustan las cosas a la cara, no me dores la pildora que siento en seguida rechazo.

Pero aunque el mundo, la vida, vaya a un ritmo acelerado, necesitamos pararnos coger aire y tener un kit-kat con tu madre, tu amiga, tu frutera, o un cliente ... que más da, si solo necesitamos comunicarnos y encontrar algo de empatía con un ser humano.

Yo soy incapaz de pasar un santo día sin descolgar el teléfono y hablar con mi madre, mi padre dice que no conoce a nadie que hablando todo los días tengamos siempre casquera jaja, pero es que a mi me interesa todo lo que mi madre haga, aunque me diga que anda haciendo botes de conserva,jajaja, aprendo de cualquier cosa.

Un besazo y bonita entrada, como todas las tuyasss. Amelia.

La Dame Masquée dijo...

Madame, yo creo que ya tiene usted bastantes, pero en cualquier caso seguro que después de esta oferta le viene un aluvión.

Feliz domingo

Bisous

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola Julius

Sí, bonita manera de aprender, escuchando a y de los mayores. Me ha gustado mucho la expresión que has empleado, "escucha activa". Realmente es así.

Besotes.

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola Kasioles

Sí, es verdad. Está claro que todos necesitamos sacar lo que llevamos dentro, y además si nos escuchan, es mucho mejor.

El autobús da mucho de sí y la verdad, cualquier lugar donde haya gente con necesidad de hablar. Al menos, te tenían cerca y pudieron desahogarse con una persona estupenda.

Besotes.

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola Carmen Rosa

Sí, lo se y en cierto modo me gusta. Ya no te cuento, la de personas que me paran por la calle y me preguntan donde está tal zona o como hoy, por un número de teléfono, jaajajajaa. Hasta me llaman por detrás.

La vida nos une o nos encontramos, los que desean o necesitan hablar y los que sabemos y podemos escuchar. Por suerte, el mundo está bien repartido. La pena que me da, es que no podamos tener esa misma confianza con la gente de nuestro entorno.

Mil gracias por tus palabras sobre mi.

Besotes.

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola Manolo

No tengo nada que perdonar, al revés me encanta. Quédate con lo que prefieras, con lo que te sugiera. Ese será su título.

Ya somos uno más, es estupendo descubrir que nos hemos encontrado un grupo de escuchadores. Prepararos para cuando necesite desahogarme ;).

Besotes.

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola María

Sí que lo es. Necesitamos desconectar o vivir a otro ritmo, porque vivir tan rápido hace que nos dejemos cosas en el tintero. Por suerte, siempre hay personas estupendas que aparecen en el momento adecuado y nos escuchan :D.

Besotes.

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola Amelia

Jajajajaa, te entiendo. Lo que te pasa con tu madre, me ha pasado con dos amigas. Podíamos estar hablando dos horas diarias o más y al día siguiente seguíamos teniendo para más.

Es bonito que puedas hablar conn tus padres de esa manera. Enhorabuena. Estoy segura que tus hijas, harán lo propio cuando sean más mayores.

Tener una comunicación fluída con un ser cercano es una maravilla. De nuevo, felicidades guapa.

Besotes.

MEN dijo...

No me extraña que la gente te cuente sus cosas. Si solo con leerte ya haces que mi alma se calme, y escucharte… “tiene que ser increíblemente tranquilizante”. A sí que si encima estas delante… tiene que ser lo más. Encontrar alguien que sepa escuchar, no es fácil. Vivimos a carreras mirando cada uno para nuestro ombligo sin importarnos mucho lo que les pase a los demás. Por eso cuando alguien se para un poco y escucha, como tú, seguro que consigue aportar algo positivo a esa persona que habla. Creo que es un aprendizaje mutuo.
Recuerdo cuando trabajaba en una cabina de estética y estaba a solas con la cliente, muchas me contaban cosas demasiado personales. Ahora mi trabajo no me deja escuchar demasiado, es ir a contra reloj todo el día. Me gusta escuchar y también que me escuchen.
No tengo dudas de que eres un imán, un precioso e increíble imán.
Un bessito muy grande

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola Madame

Jjaajajaja, espero que no. Ya tengo a los "espontáneos" del otro lado, más los vivitos, ajajajajaa. a este paso, ni dando números, jaajajajaja. Hay gente estupenda que sabe escuchar estupendamente bien.

Besotes.

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola Men

Estoy segura que por lo que te conozco, aquellas clientes se irían totalmente renovadas por dentro y por fuera. :D.

Y en el trabajo actual, seguirás aportando tu hermosa energía y eso siempre ayuda.

Todos somos imán para el resto. Lo importante, es saber qué tipo de imán somos, más que nada para evitar ciertas atracciones ;).

Eres un cielo.

Besotes.

Trini dijo...

No siempre pasa,solo con aquellas personas que de alguna manera conectan sin saber muy bien porque...Supongo que se sabe que le va a escuchar o le inspira confianza, lo que sea,pienso que es gratificante sentir que alguien se habre a ti de una manera que sabes que es poco frecuente,como tambien es bueno para la persona que se habre a ello,sin mas.
Un beso.

Ricard dijo...

Hola Maria Eugenia.
Seria magnifico que pudieramos dedicar el tiempo necesario para hablar, escuchar, contarnos cosas y dialogar.
Pero en mi caso, que dificil lo tengo. Siempre tengo prisa, llego tarde y no tengo tiempo ni para mi.
Mi vida es incompatible con un dialogo fluido con un comerciante o alguien que se cruce a mi paso.
Aveces me hace rabia tener que cortar y decir que tengo prisa, pero, ¿Como lo hago?.
Un abrazo mu fuerte y gracias por tus consejos.
Ricard

Katy dijo...

De sato se yo un poco. De vez en cuando me ocurre que sin conocerme la gente me cuenta su "vida" y es porque la mayoría de las personas no escucha, está esperando que el otro termine, para colocar nuetro propio discurso. Somos así.
Tenemos dos orejas y una boca pero pero utilizamos la segunda más que la primera
Un post para refelexionar sobre tu pregunta final.
Bss

Adriana Alba dijo...

Que fabuloso post, es tan importante ser escuchados...

Estoy segura que eres una gran escuchadora M.Eugenia y eso es un verdadero Don.

Un abrazo amiga y gracias por tu cercanía.

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

...muy agradecido por tan brilante aportacion a la calma y a el conocimiento del ser humano....


...traigo
sangre
de
la
tarde
herida
en
la
mano
y
una
vela
de
mi
corazón
para
invitarte
y
darte
este
alma
que
viene
para
compartir
contigo
tu
bello
blog
con
un
ramillete
de
oro
y
claveles
dentro...


desde mis
HORAS ROTAS
Y AULA DE PAZ


COMPARTIENDO ILUSION


CON saludos de la luna al
reflejarse en el mar de la
poesía...




ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE HÁLITO DESAYUNO CON DIAMANTES TIFÓN PULP FICTION, ESTALLIDO MAMMA MIA, TOQUE DE CANELA ,STAR WARS,

José
Ramón...

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola Trini

Sí, es bueno saber que todos tenemos la capacidad de abrirnos y poder confiar en los demás. Es positivo y muy sano ;).

Besotes.

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola Ricard

Seguro que cinco minutos de conversación son tan beneficiosos como una hora. Es cuestión de calidad y no de cantidad. Será cuestión de observar lo que pasa ;).

Todos podemos escuchar en función de nuestro tiempo, aunque nos parezca limitado lo que podamos dar, no podemos saber los efectos que pueden tener :D.

Besotes.

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola Katy

Sí, todos necesitamos hablar y queremos ser los primeros en ser escuchados.

Es bueno que las personas te cuenten su vida. Ven en ti a alguien en quién pueden confiar.

Besotes.

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola Adriana

No se si soy una buena escuchadora, pero si que escucho y mucho, ajajajaja. Al principio, acababa cansada de escuchar tanto, pero poco a poco fui consciente de que si podía echar una mano, debía estar ahí.

Y eso es lo que hago. Espero poder ser algo más que una almohada ;).

Besotes.

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola José Ramón

Desde luego es original.

Si que me ha gustado, muchas gracias :D.

Besotes.

Nómada planetario dijo...

Algo parecido me ocurría en mi época de taxista, había gente que te contaba su vida, obra y milagros.

Diazul dijo...

Hola Maria Eugenia.. a veces hay personas que no conocemos pero que nos inspiran esa confianza de conversarle sobre nuestras cosas y en verdad se agradece que nos escuchen.. Creo amiga que en verdad tu eres de esas personas, oyee si tan solo ver tu foto inspira confianza..jajaa..de verdad.

Buen inicio de semana
Besos.

manolo dijo...

Ya que me dejas escoger, me quedo con:
CUADRICULAS Y COLORES
Gracias Mandalas.

Saludos,manolo.

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola Nómada

Siendo taxista casi es peor, apenas tenías escapatoria ;).

Supongo que con todo lo que has escuchado podrías escribir más que un libro, una enciclopedia. La de anécdotas que tendrás.

Seguro que ayudaste a mucha gente. :D.

Besotes.

Besotes.

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola Diazul

Jjaajajaj, una cosa es la foto, y otra la realidad, aajajajajajajaa.

Muchas gracias por tus palabras. :D.

Es cierto, a veces hay personas a las que no conoces de nada con las que te sientes estupendamente bien, y cuentas aquello que jamás contaste a nadie.

Besotes.

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola Manolo

¡Claro que sí! Esto es al gusto del consumidor. Viene a ser algo parecido a, "Observe, sienta y ponga un nombre".

Si a ti te parece que ese ha de ser su nombre, estupendo.

Besotes.

Simplementeyo dijo...

El comunicarnos tiene para mi una importancia total. Por ejemplo tu me comunicas tantas cosas que sería imposible enumerarlas, así que si te tuviera delante sería un placer escucharte.
Yo soy una persona que me encanta escuchar y que jamás juzgo, solo escucho y opino, si me piden opinión. En cambio para las cosas personales soy muy cerrada y hablo mucho de cosas superfluas.

Que genial entrada, estando ahora aquí escribiendo sin nadie al lado, me entran ganas de charlar, como bien te dije me has hipnotizado, así vuela rauda y veloz en tu escoba que yo lo haré en la mía y quedamos a mitad de camino para parlotear jejeej;)

Besitos y sonrisas comunicadas:-)

MAR SOLANA dijo...

Es crucial este tema, Mª Eugenia.

Fíjate, dice un dicho que tenemos dos orejas y sólo una boca: para escuchar el doble de lo que hablamos :D

Es muy importante aprender a escuchar porque es más difícil que hablar... El niño aprende antes a emitir sonido que a escuchar voces y distinguirlas...

Es como "ver" y "mirar"... Ver, compromete; mirar es un paseo. Oír, oímos todos, no cuesta trabajo; pero escuchar, ¡ay, amiga!, ese es otro cantar...

TE DEJO POR AQUÍ MIS CARIÑITOS :D

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola Simplementeyo

Jjajaa, con el paso del tiempo voy adquiriendo nuevos poderes, ajajajajaa. El de hipnotizar lo reservo para personas especiales ;).

Te aseguro que también me pasaría horas escuchándote hablar, con esa dulzura, buen humor, alegría y sabiduría que tienes.

Lástima que la distancia sea tan grande, porque ya me veo tomando un cafecito de vez en cuando.

Besotes.

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola Mar

Tienes razón y es muy bonita la analogía que has puesto.

La escucha al igual que la comunicación son vitales para conocer a las demás personas. Tenemos tanto que expresar que se nos olvida que los demás también quieren y necesitan hacerlo.

Tal vez, se pudiera solucionar si enseñamos a los niños que la escucha es importante.

Muchas gracias por todo. :D.

Besotes.

MAR SOLANA dijo...

Pero, ¿has visto mi abrazo de osa? tienes que pinchar encima de los CARIÑITOS :D

Ana dijo...

Escuchar y ser escuchados, tenemos tanto que aprender!

Un abrazo!

AZAHARA dijo...

Hay mucha gente que no escucha, Mandalas. Me ha pasado muchas veces, estar contando algo y dándote cuenta de que a la otra persona no le importa y está pensando en otra cosa.

Cuando se encuentra una persona que te escucha de verdad y con el corazón, como es tú caso, es algo maravilloso y dan ganas de abrirse sin más.

Eso es que transmites confianza en las personas! :)

Begoña Eguiluz dijo...

Encontrar un oído amable es un privilegio pero también lo es, topar con quien es capaz de hablar desde el corazón. Lo uno y lo otro nos restituyen en nuestra humanidad, pero no es fácil. Yo, adoro las confidencias de las plazas, los autobuses, las colas...Un muxu, guapa!!

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola Mar

Síiiii, si que lo ví, ajajajaja. Muchísimas gracias. Es una monada :D.

Besotes.

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola Ana

Si, es cierto. Pero estamos haciéndolo. Vamos paso a paso, y lo estamos consiguiendo, unas veces vamos más rápidas y otras más lentas. Pero aprendemos :D.

Besotes.

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola Azahara

Entiendo lo que dices. También me ha pasado a mi. Estar hablando y darte cuenta que la otra persona, no está escuchándote. Y al final, optar por callarte.

Gracias corazón por tus palabras. :D.

Besotes.

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola Begoña

Sí que lo son. Y en esta ciudad, los autobuses dan mucho de sí y también las colas, especialmente la de SuperAmara ;).

Indudablemente son dos factores básicos de la comunicación, hablar y escuchar. Ambos necesarios y abiertos al expresar.

Muxus.

lidia-la escriba-www.deloquenosehabla.blogspot.com dijo...

ESTUPENDO!!!! COMPARTO MUCHO DE LO ESCRITO!GRACIAS
MUY AMABLE COMENTAR EN MI BLOG!
UN ABRAZO
LIDIA-LA ESCRIBA

Rayén dijo...

Cuando escuchamos estamos considerando al otro, cuando no, es como si lo ignoraramos.

La comunicación crea lazos.

Abrazos.

Pasa por mi rinconcito de recuerdos hay una bella hortensia para ti.

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Cuando escuchamos nos conocemos a nosotros mismos.
Cuando escuchamos la memória permanece.


Un abrazo.
Feliz fin de semna.

METAMORFOSIS dijo...

Hola Mª Eugenia....entiendo perfectamente a que te refieres, y me ha gustado mucho tu entrada.
Por un lado, no sé porqué nos cuesta mostrarnos tal y cómo somos con nuestros amigos de siempre, nuestra familia....y en cambio con ciertos desconocidos nos abrimos sin ningún tipo de verguenza, ni reparo...me he dado cuenta que muchas veces cuando hay una relación de confianza (amigos, hermanos) tendemos a juzgar a la otra persona, nos tomamos esas libertades...y a aconsejar y aconsejar...cuando sólo deberíamos mirar a los ojos y escuchar...por eso con los desconocidos es mas facil.
A mi me pasa mucho lo que a ti te ocurre....me viene gente..me cuenta cosas....y al principio no sabía porque era....hasta que alguien me lo dijo...es que tu sí me escuchas....los demás solo me oyen...
Un abrazo enorme.

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola Lidia

Me alegro que te haya gustado la entrada.

Besotes.

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola Rayén

Muy cierto lo que comentas. Con la comunicación se crean y estrechan lazos. Es algo que no debemos olvidar. :D.

Gracias por recordarlo y por acordarte de mi. Pasaré a por la hortensia. :D.

Besotes.

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola Olga

Cuando escuchamos con el corazón, se crean vínculos y como dices, la memoria y el recuerdo permanece.

Besotes.

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola Metamorfosis

¡Qué bonito lo que te dijeron! Es precioso. "Escuchas, los demás oyen". Enhorabuena por ello.

Es cierto lo que comentas, nos tomamos esas libertades, en vez de permanecer callados, escuchar y si tal vez, nos piden consejo, hablar. Poco a poco vamos haciendo los deberes ;).

Besotes.

atlantida dijo...

A mi me gusta mas escuchar que hablar, no me es fácil hablar de mis cosas, cuando lo llego a hacer es porque sentí esa conexión ese clic que me invita a hacerlo con confianza.
cuando me platican algo me gusta poner la debida atención mirándoles a la cara sin distraer la mirada en otro lugar, siento que así perciben que les doy la atención y el respeto a las cosas de las que desean hablar.
saludos un abrazoo enorme con mi gratitud.

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola Atlántida

Perdón por el retraso en contestarte. Me acabo de dar cuenta que habías dejado tu comentario.

Tienes razón, qué importante es mirar a los ojos y saber escuchar. Enhorabuena.

Besotes.