domingo, 15 de noviembre de 2009

Vida después de la muerte


Si queréis seguir leyendo más sobre éste tema, os invito a leer otro blog mío dedicado a la mediumnidad, a la comunicación con los seres queridos ya fallecidos, se llama Comunicación entre dos mundo, vida y muerte.

Esta semana ha sido muy complicada en varios sentidos, pero hay uno que ha sido importante para mí por lo ocurrido.

En agosto de este año, una conocida mía que vive en Madrid me llamó para saber que tal me encontraba. Al poco rato de estar conversando, recibí un mensaje de su madre en el que le comunicaba que se iba a recuperar de la enfermedad que tenía en ese momento. Mi conocida, llamémosle B., decía que eso era imposible, que estaba muy enferma. El tema quedó ahí, y al poco rato nos despedimos.

A finales de octubre, volvió a llamarme para decirme que era cierto que su madre se había recuperado y que estaba mejor. De nuevo, volví a sentir a su madre y le comenté a B. que tenía un mensaje para ella. Todo fue bien, muy bonito, pero recuerdo que en un momento le dije a B. que normalmente no solía dar mensajes de los seres que no habían fallecido, que esta vez era la primera y me sentí contenta.

Al día siguiente, me mandó un mensaje en el que me decía que su madre acababa de fallecer y que tenía que coger un avión para ir a su país y despedirse de ella. Me sentí mal, fatal. Al final de ese día pude hablar con ella. Le pedí disculpas, pensaba que podía haber hecho algo más por ellas. Pero B., me recordó que yo había dicho que normalmente no recibía mensajes de seres que aún estaban vivos y al pensarlo era cuando adquiría un nuevo significado todo lo que su madre le había transmitido el día anterior, agradeciéndome de nuevo el haber vivido esa experiencia. De nuevo, su madre ya fallecida, le envió otro mensaje.

Esta misma semana, ya de vuelta en casa, B. se ha puesto en contacto conmigo y me ha dicho que cuando llegó a su país, pudo comprobar que era verdad todo lo que su madre le "había contado" días antes y quería darme las gracias porque yo había sido el medio por el cual pudo tener una "última conversación" con ella, dándose cuenta que pese a la distancia no se había olvidado de su hija y a su manera pudo despedirse de ella.

Si me preguntáis qué fue lo su madre le dijo en los mensajes, os diré que no lo sé, nunca recuerdo lo que digo. Podré deciros que ropa llevaba, a qué hora sucedió todo o que daban en la tele en ese momento, incluso cómo me sentía en esa situación, pero el resto está blanco salvo para B. y su madre.

Cuando alguien me pregunta si creo en si hay vida después de la muerte, en el más allá, siempre digo que sí y sonrio cuando veo que piensan que estoy loca por creerlo y por hacer lo que hago.

La foto de la entrada es de Sólo Imágenes.

4 comentarios:

Luz del Norte dijo...

He visto tu comentario y me gustaría ponerme en contacto contigo y hablar de algo que me está pasando con unos sueños que tengo con un familiar ya fallecido.

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola Luz

Se bienvenida a este blog.

Para cualquier tema que te preocupe o quieras comunicarme, sólo tienes que escribir a la dirección de correo que aparece en justo debajo de Datos Personales.

Un saludo.

Flavio dijo...

Es que hay cosas que de verdad no se les halla explicación, con todo y que no puedas recordar detalles de las conversaciones me parece maravillosa la naturalidad con la que hablas de este don, hay gente que por miedo lo rechaza en vez de estudiar la manera de refinarlo para ayudarse y ayudar a los demás.

¡Saludos y buen inicio de semana!

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola Flavio

Muchas gracias por tus palabras. Dudé bastante antes de decidirme a escribirlo. Pensé que podría ayudar a más personas, a quienes tienen el don y no se atreven a decirlo, por miedo a ser tachados de locos, y a quienes les apetece tener una comunicación con sus seres queridos.

Me has dado mucho ánimo, Flavio.

Gracias de verdad y feliz semana también para tí.

Besotes.